11 de febrero de 2008

Una tarde con María.



Cuando escucho esta canción me saltan las lágrimas sin querer.
Preciosa, sublime, increible...
No ha sido una buena tarde, sobre todo si he tenido que recurrir a la opera, todo empezado con heavy para desahogarme y a acabado en la Callas, con su voz tan potente que te quita la respiración en los altos... Me he criado con operas, rancheras y música clasica por parte de mi madre; con cantautores, literatura y mitología Griega por parte de mi padre, y aun puedo recordar cuando venian a mi cama a darme las buenas noches y a cantarme sus nanas o contarme sus cuentos...
Las cosas pasan demasiado deprisa, aun me acuerdo cuando era pequeña y no quería ser mayor, le rogaba a mamá quedarme como estaba, ahora lo único que quiero hacer es crecer y poder salir de todas estás tardes de depresión, aunque me haya chivado un pajarito que las cosas no cambian demasiado.
Escuchar la canción, vale la pena.

1 comentario:

alitxu dijo...

al final no has hecho la entrada sobre el freehand xDD
la canción mola jeje
cuando estés mal no te lo tragues tú solita tta, sabes que me tienes abajo pa lo que queiras, pa lo bueno y pa lo malo tienes a tu recipiente xD
te quieroo!!