19 de febrero de 2008

Lo que podría haber sido esta tarde

Lo siento, de verdad que lo siento, lo siento con todas mis fuerzas pero no se como actuar…

Mi chip cambia de golpe, de pronto el mundo se para, me doy cuenta de que fuera llueve, que las gotas de aguas golpean sin casi fuerza contra el cristal, una llovizna débil y me siento así, pequeña, poca cosa, destructible… Solo he querido hacerme un ovillo en la sala de profesores, agachar la cabeza entre mis piernas y desaparecer. Era algo que no me pasaba desde hace mucho, esa desesperación, esa necesidad de hacerme invisible del todo, que mis manos perdieran color, mis piernas, la cara, todo, venas, capilares, pelo, pupilas, iris… todo, tan inexistente que ni siquiera yo conociera mi existencia. Luego he vuelto a la realidad, me he dado cuenta de donde estaba, de que la lluvia no es más que lluvia, de que Kaz no puede ser dominada por el miedo ni por la desesperación, que Kaz se mantiene en su sitio pase lo que pase… He seguido con un par de bromas, he fingido que no pasaba nada y punto, se acabó.

Lo siento, siento que esta sea una de esas entradas en las que Ali me comenta que no puedo hacerle esto, que me diga que no le gusta enterarse por una página web de que yo estaba mal… Lo siento.

Odio que sea una de esas tardes en las que Javier y Aza fingen preocuparse por mi o que incluso se preocupan, odio que intenten animarme con porquerías, que crean que las cosas se pueden ignorar, odio que Javier me pregunte mil veces que me pasa y que me eche en cara que no puede ayudarme porque no le cuento mis problemas y me harto a decir: ¡NO LO SÉ!

Luego se crean silencios en las conversaciones, después de frases como: A veces me sacas de quicio, sabes que estoy para lo que haga falta, no se como ayudarte, no dejas ayudarte, yo nunca me iré, puedes contar conmigo.

Pero es que cada vez cuesta más creeros. Es más fácil acomodarse y no molestarse en conocer esa parte horrible de mi, que parece desesperaros a todos, es mucho más complicado ponerse a entender a esa chica que se oculta 24horas al día tras una mascara…

Entro a casa, hace calor por la estufa que esta encendida, mi madre me mira, me saluda, ve que me pasa algo y ya ni siquiera pregunta, yo resoplo esperando que pregunte ¡Joder! ¿Tan buena actriz soy que nadie se da cuenta? Coge el teléfono que suena y se pasa media hora hablando, al menos en esa media hora puedo tocar el ordenador, que es mi gran fuente de depresión, el lugar donde me hundo más de lo que ya estaba, el refugio donde creo que estará la gente que me entiendo pero que no…

-¿Por qué no me hablas?
-No estoy demasiado animada
-¿Ha pasado algo?
-No
-¿Entonces?
-Nada
-¿Ves? Siempre haces lo mismo.


Mamá se va porque ha quedado…

Me paso el día sola, ella casi nunca está mi padre no me llama y no soy una desgraciada, solo que el silencio de la casa me mata.

Me enfado, grito, lloro, saboreo estos momentos, me revuelco en mi pena, me mancho de ella, lloro más, me miro al espejo; las lágrimas me aclaran los ojos y me dan un aspecto diferente, soy bonita así, pero sería muy extraño hacerme una foto con esa cara que llevo.

¿Porqué te pones a pensar en eso en pleno berrinche? Hasta para llorar eres extraña.

Me dejo caer al suelo, apoyando la espalda contra la pared, me transformo en el ovillo que no he podido ser antes y lloro un rato más.

Vuelvo al ordenador y pido perdón, y otra vez soy la inestable Blues que se arrastra a los pies del príncipe y del Lobo, cuando en realidad ni siquiera se que siento por vosotros (si es que llegáis a leerlo) y no es que os quiera hacer daño, es que solo os uso, os uso porque me hacéis caso, pero cada vez que me defraudáis o que no decís lo que quiero oír, os alejo, porqué parece que ya no vale la pena gastar mi tiempo con vosotros. Me endurezco, me cubro con la mascara otra vez y os miro desde lejos, me dejo querer y así una vez tras otra, sintiéndome culpable por algo que ni siquiera se que es, ¡Ni siquiera se por que narices aparecéis en esta entrada!

Bueno, ahora es el momento de pedir perdón…

Lo siento, de verdad que lo siento pero no se como actuar.
Blues


PD: Odio usar este blog como si fuera un diario, pero bueno, tengo asumido que los humanos hacemos cualquier cosa para llamar la atención, supongo que esta entrada solo es parte de mi juego…

Kaz
*No todos los hechos de esta actualización han llegado a pasar.
* Una niña adolescente ©

2 comentarios:

alitxu dijo...

Tienes razón. si fuera un día normal en el que te da el bajón y me entero por una página, me molestaría y seguramente te echaría la bronca.
Lástima que hoy no sea un día de esos, que no sea un día en el que lo que hago es intentar animarte.
Lo siento, hoy no puedo ayudarte.

te quiero tta, es lo único que te puedo decir. Estoy hecha mierda.

albapitu dijo...

Tia no puedes hundirte, piensa en tu vida, tienes gente que te quiere, tienes tu casa, y tienes papel y boli hay que intentar estar bien joder...

bueno no te puedo decir mucho mas, solo que ya sabes que nos tienes aqui....te quiero tia