23 de abril de 2008

Libros, Libros, Libros...


Después de un largo tiempo tras una relación, te das cuenta de cosas que antes no has querido ver y que ahora si, lamentablemente también recuerdas otras cuantas cosas buenas que mejor que no hubiesen aparecido…
Pero la relación con un libro es totalmente diferente, mientras lo sostienes en tus manos te implicas, incluso te enfadas si sucede algo que no quieres que pase o lloras cuando uno de los protagonistas fallece, pero al cerrar el libro, cerrado está y al acordarte ni lloras, ni sufres; sonríes al recordar alguna que otra cita, pero poco más. Con el tiempo siempre podrás volver a entablar una relación con él, ahora siendo tú más mayor y viendo el libro desde otra perspectiva.
Si salgo con alguien es para no sentirme sola, si leo un libro es para matar la soledad. Solo que si abandono un libro esté no me gritará hija de puta ni desagradecida.
A veces quiero ser la protagonista de un relato, pero un personaje plano, de esos que no evolucionan, que comienzan el libro bebiéndose una taza de café y acaban igual, sentada en la cocina, sin pensar demasiado cuantas cucharadas de azúcar me hecho, solamente haciéndolo porque es parte de mi personaje, nada de preocupaciones, ni malos royos. Desde el inició todos sabíamos que el libro acabaría bien.
A veces espero que al conocer a una persona nueva, sobre su cabeza salga la descripción que daría un escritor cualquiera en su historia, “ Ella era dulce y salda, dulce cuando hablaba y salda cuando lamía su piel con ansia, ella era bonita las mañanas oscuras y preciosa los días claros, ella era ella, siempre con una sonrisa pintada en la boca, la Claudia que pudo ser y no fue” “ Él era malo, siempre actuaba con dobles intenciones, no tenía sentimientos y las mentiras se le escapaban de la boca, como se escapan los pájaros de la jaula si dejas la puertezuela abierta. Él era oscuro incluso cuando el sol le daba con fuerza” Si todo esto apareciese sobre las cabezas de la gente no nos haríamos daño los unos a los otros, si el libro te llama la atención no sueles abandonarlo, los malos sabrías que son malos, los buenos, buenos y ya sería tu elección estar con un cabrón o no.
Pero solo los libros nos brindan esa oportunidad de odiar desde el inicio o amar desde la 3ª página, con ellos nunca pierdes el tiempo y siempre puedes sustituirlo por otro cualquiera sin sentimientos de culpabilidad ni lágrimas de por medio.

“los libros no te chillan y si te chillan no tienes porque escucharlos”


Feliz día del libro.




Yo y mis libros

Cuando me dicen la palabra libro siempre me vienen a la mente unos cuantos, supongo que esos que han sido especiales, que me han aportado algo o que han llegado en el momento justo.


El primero como no, Harry potter y el prisionero de Azkaban, tarde tres meses en leérmelo, mejor no preguntar porque… Harry me inició en la lectura y la verdad es que lo recuerdo con especial cariño.


El hobbit, lo leí con mi padre en un verano, lo leíamos a trozos, el primer libro que compartí con el y creo que el último que acabaremos juntos… También lo intentamos con las mil y una noches pero es demasiado largo…

La ciudad de las bestias, de Isabel Allende, que me sacó de Harry Potter y me hizo ver que habían más autores en el mundo.


El desierto de hielo, segunda parte de la trilogía “La guerra de las brujas”, mi primer libro de amor, amor casto.


Placeres de la noche, ese libro que me pervirtió, que me hizo tener este toque salido que muestro a veces, un libro que me ha recalentado las noches más aburridas (jajajaja), no, en realidad el que me inspiró para hacer mi primera obra, el que me unió un poco más con Ana y me hizo ver que el sexo es mucho más natural de lo que nunca había llegado a pensar.


Nieblas de las Highlands , también novela de amor , me introdujo en la novela romántica histórica y tanto él como la saga que lo sigue me hicieron querer ir a Escocia con todas mis fuerzas y poder ver los castillos donde transcurren las historias.


Devoradores de cadáveres, está la versión en película, conocida como el guerrero numero 13, protagonizada por Antonio Banderas. Yo no tendría más de 12 años cuando mi padre me lo dejó para que abandonara la literatura basura, no lo consiguió, Devoradores de cadáveres es el primer libro para adultos que leí y lo mejor de todo es que lo entendí.


Ana Ynada, que no puede faltar aquí :P, primer libro que saqué de una biblioteca, primer libro que me recomendó su propio autor, primer libro que he leído y que no tengo (Y no se si llegaré a tener) y primer libro donde he buscado al escritor en cada palabra. Me gusto, me encantó y ahora no puedo conseguirlo ¬¬ (No se quien tendrá la culpa)


Memorias de idhun Triada, libro que recuerdo porque nunca, nunca en la vida acabaré, lo deseché antes de llegar a la mitad del libro, será que yo me había vuelto demasiado mayor para aguantar a sus tres protagonistas con exceso de hormonas.


Siempre tú, libro que no tocará nunca las librerías, que no será presentado a ningún concurso y que puede (Y he dicho puede) que reescriba dentro de mucho tiempo.


Mort, de Terry Pratchett, Se lo estaba leyendo la novia de mi padre un verano y básicamente se lo robé, me enganché yo y no dejé que ella lo leyera porque yo no lo soltaba, me quedaron 20 paginas para acabar de leerlo y creo que nunca llegaré ha hacerlo…


Perdona si te llamo amor, que es el que más reciente que tengo, donde me ha gustado buscarme a mi misma, comprarme con los personajes… cierto que es un bestseller del momento pero tiene frescura y me ha encantado.


Finalmente Lolita, que no lo he acabado porque empezó a hacérseme desagradable, así que leí la mitad del libro hasta que dejó de gustarme.



2 comentarios:

alixu dijo...

mola ^^
no has puesto el de perdona...
supongo que el libro que más me ha marcado a mí, ha sido... no sé, han habido muchos, tendría que pensar mucho
te quiero nena!!

Ana dijo...

Wooo ya tengo blog ^^

Na aver cuendo pones tu escene de sexo de siempre tu xDD hace mucho q no la leo ^^ aunk la tng q tner x ahi q yo tng tu historia xDD
la buscare...

TE QUERO TTA!!!! besos!!