15 de abril de 2008

Cicatrizar

-Mira esta de aquí.- dice la chica señalándose una cicatriz en el hombro.- Esta es de cuando me dejó mi primer novio, se había enamorado de otra ¿Sabes?, fue como si me clavaran un cristal y me hicieran sacarlo, desagradable, no visualices, es demasiado gore. Esta otra.- ahora se señala el muslo.- Fue un día que un amigo me dio la espalda, no sé, supongo que se enfadaría, esta no fue como el corte de un cristal, si no un corte con cuchillo de sierra, poco a poco, doloroso, se infectó y tardó en curarse, mi madre no me llevó al hospital, aun que lloré. Ahora mira esta.- se toca la marca blanca que tiene en la cara.- No es vieja, no hace mucho me di cuenta que estaba más sola de lo que creía y sin querer me apreté la cara con fuerza y ya ves la marca que se me ha quedado.- Se roza la mano esperando llamar la atención de él.- Es de hace años cuando mi padre se marchó y no supe nada más de él.- No es recta, si no que toma curvas y cruza la mano de un lado a otro, debió dolerle, se da la vuelta y se levanta la camiseta, lleva la espalda llena de marcas.- Cada una tiene una historia.- dice con poca voz.- Pero aun me quedan huecos…







Claudia

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente son dolorosas las cicatrices del alma, tardan en sanar...si es que tienen cura, por que muchas quedan para la eternidad.

Hola soy Mary, curioseando encontré tu blog y así como me siento de triste, no sé qué me atrajo y me animé a dejarte un comentario, un saludo y ánimo para que sigas con estos pequeños "trozos" de tí.

Andaré por aquí...Ciao.

sugar__candy dijo...

Yo estoy llena de cicatrices, espero y poco a poco se vayan borrando.
Te cuidas nena, me gusta como escribes, un beso :)

Zololkis dijo...

See Please Here