6 de febrero de 2013

Yo y los hombres: Que no quieren hacerte daño.

Los hombres que no quieren hacerte daño son una subespecie nacida de las profundidades del ego, tienen como madre a la prepotencia y como padre un retraso, la verdad es que a menudo uso la expresión retraso y creo que nacer con uno debe ser terriblemente duro, mi conflicto no es con quien nace con una discapacidad, si no con los que activamente deciden esforzarse por perfeccionarla. A lo que iba, estos seres engreídos se alimentan de vanidad y vomitan mentiras, porque no te engañes, sí quieren hacerte daño, pero no siempre lo saben.

Lo cierto es que estas criaturas de aspecto suculento han forjado su caracter día a día y su propio caracter les ha forjado a ellos, me explico, los hombres que te dicen sin pelos en la lengua que "No quieren hacerte daño" poseen todo su atractivo en esa misma actitud ¿Por qué? Porque si no eres un poco espabilada y al oír eso piensas "Este tío es un flipado" el ser en cuestión te acaba de enganchar ¿Cómo? Sencillo, acaba de dar a entender que tú pretendes entablar algún tipo de relación con él pero las circunstancias o su falta de ganas te lo impiden y como no va a ser posible, pues la criatura deduce que te va a hacer daño, pero es toda una estrategia porque puede que tú ni te hayas planteado eso, puede que para ti solo fuese una relación agradable, puede que hasta te atrajese un poquito, pero con esto te acaba de atrapar en su red porque aunque tú no hubieses tomado como posibilidad quererle, él acaba de decirte que aunque le quisieras no sería posible y te dañaría, una persona inteligente sabría que es el momento de contestar "Venga, hasta luego" el problema es que por muy inteligente que seas es común que sufras defectos como el orgullo, la cabezonería, la baja autoestima o el exceso de ella, que es en realidad lo mismo que padecer autoestima baja pero con reacciones y pensamientos distintos como "¿Sí soy tan fantástica y maravillosa porque no me quiere? Conseguiré que me quiera y cuando lo haya logrado le daré la patada", bien, pues acabas de ser victima del hombre que no quiere hacerte daño y que con esa frase ha logrado dañarte. 

¿Qué irónico todo no? La de daño que puede hacer la frase "No quiero hacerte daño", pues asúmelo, él no piensa mucho en ti, él piensa mucho en si mismo. Su ego y tú no cabéis en una misma habitación ni aunque un japonés con guantes blancos empuje desde la puerta hacia dentro, sin embargo el hombre que no quiere hacerte daño te hará creer que sí, porque a pesar de su incapacidad de querer a alguien que no sea él, ya sea por vanidad o por miedo, le encanta jugar a que sí que le quieren y a fingir que quiere, dirá ser muy amigo de sus amigos, ayudará a todo el mundo, mostrará una actitud de persona modelo y tú que día a día le quieres más, serás tratada cada día con menos amor, no será tu amigo, no te ayudará cuando tengas un problema y sobre todo no será ante ti una persona modelo, ni un novio modelo, no será nada, será simpático cuando quiera, misterioso cuando le interese y dañino la mayor parte de tiempo, porque claro, él no quiere hacerte daño. 



Lo peor es que si uno de los hombres de esta categoría leyera algo así, entendería cualquier tontería procesada por su cerebro egocentrista y correría hasta ti para decirte algo como: Mejor dejar de hablar, porque no quiero herirte. Felicidades si has llegado a este punto sin comprender absolutamente nada.


PD: Como nota aclaratoria, quiero decir que hay mujeres que no quieren hacer daño de la misma manera, siempre hay alguien de que se queja de que me meto con los hombres, no, lo que pasa es que soy mujer y me resulta mucho más sencillo escribir así, pero se perfectamente que ser dañino no va implícito en el género si no en el factor "Ser dañino".

7 comentarios:

Azaray dijo...

¿Que influencia tienen los asiáticos con guantes blancos en el espacio? O.O

Aricuentista dijo...

http://2.bp.blogspot.com/-kmo0vMGIYN8/TXjUPsYxOnI/AAAAAAAAAFc/GjX509b6EtE/s1600/empujadores_metro_tokyo.jpg

con lluvia y con sol dijo...

"no quiero hacerte daño", es el típico escudo que plantan entre ellos y tú, para cuando te acaban haciendo daño (siempre lo hacen...) se sientan menos culpables... porque... ya te dijeron que no era su intención... ¿y con eso basta?

lo peor de los tiempos que corren es que las palabras están vacías... carentes de significado... se dicen, una y otra vez... pero dentro de ellas no hay nada...

Antes se decía que "del dicho al hecho había un trecho", ahora las palabras van por un lado... las acciones por otro... y no tienen nada que ver... ¡No es que haya un trecho, es que media un abismo!

¡Lástima! De todos modos, cuando encontramos al hombre adecuado... entendemos porque los anteriores no han llegado a nada... por mucho empeño que le pongamos... jamás se mezcla el aceite y el agua...

Aitor dijo...

Y por sexista que parezca, me veo en la obligación de decir... "Y así piensa una mujer".

Soy hombre, y como tal puedo asegurarte que el hombre es idiota, simple por naturaleza, si un hombre te dice que no quiere hacerte daño solo hay dos opciones, la primera y menos frecuente, te lo dice de corazón, la segunda y a la que haces alusión es un egocéntrico. La cuestión que un hombre (y menos uno egocéntrico) jamás llegará a todas esas conclusiones a las que tu has llegado en un solo folio, por eso, vuelvo a citar, "Y así piensa una mujer".

De todos modos he de darte la razón, es una frase dañina, sobre todo cuando le das tantas vueltas y tu misma te atrapas en tu red y no en la red de la frase.

Aún así, siempre intento pensar que la humanidad no se ha deshumanizado, por lo que siempre doy un voto de confianza, cosa que me suele salir cara, pero te animo a hacerlo, al menos así sabrás que tu no te has deshumanizado en la era de la información, o como he leído por ahí (y yo personalmente prefiero llamarla así) era de la desconfianza.

Anónimo dijo...

En mi experiencia la traducción de no quiero hacerte daño es: solo te quiero para acostarme contigo.

Anónimo dijo...

Joven denuncia que fue víctima de tocamientos indebidos en clínica
Doctor le habría tocado sus partes íntimas argumentando que su dolor se podía deber a un problema hormonal.
Una estudiante de 20 años denunció al médico Paul Portilla, de la Clínica Providencia, de realizarle tocamientos indebidos cuando llegó a atenderse por un dolor de cabeza.
Según manifiesta, el doctor le tocó sus partes íntimas argumentando que el dolor se podía deber a un problema hormonal.
Según la denuncia de diciembre pasado, el médico jefe del piso donde fue atendida reconoció que Portilla no estaba a cargo del área. En tanto, su abogado señaló que no se ha presentado a las citaciones.
Joven de 20 años denuncia a médico por tocamientos indebidos
Vera Lucía es una joven de 20 años que sufre de migraña. Ella fue hasta la clínica Providencia en San Miguel para iniciar un tratamiento, pero lo que sucedió fue realmente aterrador.
era Lucía es una joven de 20 años que sufre de migraña. Ella fue hasta la clínica Providencia en San Miguel para iniciar un tratamiento, pero lo que sucedió fue realmente aterrador. El Dr. Paul Portilla Condeso, mediante la excusa de “descartar un problema hormonal”, sometió a la joven a tocamientos en sus partes íntimas por más de media hora, según denuncian. El mal momento había pasado, pero todo tornó en una pesadilla, cuando otro médico, que se le acercó para atenderla, le dijo desconocer a Portilla. El médico no ha querido dar la cara a la prensa y se encuentra no habido.
MIÉRCOLES 21 DE ENERO DE 2015
DOCTOR NO ASIGNADO SE APROVECHÓ DE CONDICIÓN DE PACIENTE
UNIVERSITARIA DENUNCIA ABUSO SEXUAL EN CLÍNICA DE SAN MIGUEL
Atenderse por una fastidiosa migraña terminaría marcando su dignidad de por vida. La joven estudiante de Administración, Veralucía Rojas Veramatus (20), denunció haber sido víctima de un abuso sexual. Hecho cometido por Poul Rogger Portilla Condezo (26), presunto doctor de la clínica “La Providencia”, en San Miguel.
Abuso de su condición
Refiere Rojas Veramatus, en denuncia registrada en la comisaría de Maranga, que la tarde del 16 de diciembre acudió a la referida clínica para atenderse de una migraña. “Me llevó al piso 9 argumentando que no contaba con guantes quirúrgicos para revisarme. A solas me subió la bata e introdujo sus dedos en mis partes íntimas por más de cinco minutos. También me sobo los senos. Dijo que mi migraña podría ser causada por un cuadro de infección por transmisión sexual”, refiere la joven.
No era procedimiento profesional
Fue cuando llegó el médico Oscar Alberto Lazarte Rodríguez que Rojas confirmó el abuso. “Le conté la manera en la que fui atendida y condenó el acto. No tenía que ver con un procedimiento ético. Aparte él no era el encargado de dicho piso. Abusó de mí”, comentó indignada.
La defensa legal de Rojas señaló que Portilla se encontraba citado para ayer martes a la Divincri de San Miguel. “No se acercó. Sabe que será denunciado por el delito de actos contra el pudor y tocamientos indebidos”, refirió el doctor Alberto Villanueva Osorio, abogado de la joven.
No videos, no historia clínica
La clínica habría negado la existencia de videos de seguridad dentro de sus instalaciones, asimismo recalcado no tener una historia clínica de Rojas Veramatus. No pudiéndose comprobar la existencia de la agresión sexual. Esta es una versión dada por familiares de la agraviada.

Anónimo dijo...

y si ese varon que te dijo que no quiere hacerte daño ... despues que te chapo bien rico! y salieron un par de veces sin llegar al mas alla ... te dice... la frase "no quiero hacerte daño... seguido de... porque acabo de terminar una relacion larga ....
pero tú eres muy linda ¡?¡¡?¡ que significa ... interpretenlo please!! me enrredo !