22 de diciembre de 2012

Se fue.

-El otro día me miré al espejo y vi algo extraño, nunca me había fijado en las ojeras que tengo, en lo cansada que parezco, el otro día vi en el espejo la pena reflejada y me entró algo de angustia. Me pregunto si todas esas cicatrices que nos cubren la piel, de vez en cuando se reabren o si es que jamás llegan a cerrarse... Lo cierto es que no he podido dejar de darle vueltas desde entonces, sabes como soy, cuando tengo algo rebotando en las paredes de mi cabeza no hay quien lo pare, ni siquiera gritando se pasa, cuanto más lo agito más rebota, y he pensado algo...- Coge aire y se vuelve hacia Lucía.- He pensado que debería desconectar una temporada, podría irme a otro sitio, o podría meterme en la cama y dormir hasta que todo pasase, pero me da miedo dejarte sola... Se que me he ido más veces y que sabes apañarte sin mi, pero es el miedo de siempre ¿Y si no quieres que vuelva? ¿Y si cuando llame a la puerta para volver a entrar en nuestra vida tú has decidido que sea solo tuya? ¿Y si te olvidas de mi? ¿Y si me olvido de ti y ya nunca vuelvo? ¿Y si descubres que sin mi eres mucho más feliz?- Suspira.- Nunca he sabido definirnos, no sé bien que despiertas en mi, eres como mi flotador, eres mi mitad... Yo soy la egoísta de la relación, te someto a mi voluntad, a mis decisiones, te obligo a no hacer cosas que quieres hacer, siempre estoy quejándome del mundo, de la vida, moralizando... Y además soy la que se marcha, la que de vez en cuando se escapa y te deja sola ante la tormenta, como si no me importase lo que te pueda pasar... ¡Pero es que pareces tan fuerte y segura! Tienes ese escudo antidolor que tanto envidio... Espero que puedas perdonarme esto y que cuando vuelva no me odies por ello. 

-No te echaré de menos.


1 comentario:

Kimbertrancanut dijo...

Nadie es mitad de nadie, somos uno entero...el camino debe siempre estar abierto para poder ir y venir...y es que !nos quedan tan pocas libertades¡...Abrazos.