1 de septiembre de 2008

Septiembre

Quiero escribir una entrada aceptable de blog, por eso de que después de las vacaciones hay que retomar viejas costumbres, así que aquí estoy, tecleando palabras por teclear sin saber realmente que quiero relatar, o que merece ser relatado de este verano. Diré que cada día mi personalidad está más formada, que tengo algunas cosas claras y que el mundo cada vez me parece más incoherente, generalizo porque por ahora la mayoría de las personas con las que me he cruzado no saben hacer la O con un canuto, no digo que yo sea la chica más lista del mundo, porque sería pecar de arrogancia, ¡Pero que leches! Este es mi blog y aquí digo lo que me sale del teclado. Los veranos suelen ser iguales siempre, la diferencia de este es que he tenido lo que he querido y más, admitiré que he sido una caprichosa, algo niña puede, pero este era mi año y el que viene será otro.
Han habido cosas buenas, cosas malas, cosas molestas y cosas agradables, me he tenido que oir un par de veces comentarios que no me han gustado e incluso fui empujada a una situación desagradable porque nadie es capaz de hacer su vida y dejar al resto, pero bien, yo soy otra más de las que se meten en vidas ajenas, por eso no me he callado lo que he pensado y he hecho lo que me ha apetecido cuando me ha apetecido, sin pensar en consecuencias o en malestares futuros, admitámoslo, el egoísmo es necesario y soltarse un poco la melena durante el verano no esta nada mal, es así, si a alguien le ha molestado algo de lo que he hecho en los últimos 60 días que me pida una hoja de reclamaciones e intentaré atenderle lo antes posible.
Cada vez es más fácil fingir que soy común, cuando sabes que la gente que te rodea no va a entender una palabra de lo que digas, mejor calla y yo me he aplicado el cuento y como me recomendó mi padre: Ari piensa lo menos que puedas. Eso hago, pensar lo menos que puedo y lo que me duele hoy, mañana ya es pasado, estaba cansada de resentimientos, rencores, mal entendidos y compromisos, he ido evitándolos como he podido y aun así me he dado de morros con uno, parece que el mundo odie que a alguien le vaya bien…
Pero ahora empieza el curso, clase nueva, asignaturas nuevas, un graduado bajo el brazo, 16 años a la vuelta de la esquina, muchos chicos con los que quedar y sobre todo libertad; porque es eso lo que quiero, hacer lo que me de la gana, obviamente sin dañar a los demás, pero ¿Porque una niña como yo tiene que comprometerse con algo? O mejor dicho con alguien… por ahora mi único novio son los estudios, que como digo todos los años, quiero coger con fuerza (Aun que nunca lo haga) y la única persona que tengo que aguantar y no me puedo escaquear es a mi madre ¿Por qué más?
Parece que el mundo espere que me enamore de él locamente, que sea tan simple de volver a tropezar con la misma piedra 10 veces seguidas, ¿Una relación simple? ¿Cómo me trago yo eso cuando estuve un año entero con filosofías sobre el amor ya que lo tenía tan lejos que estaba fuera de mi alcance? Hay gente que se puede dar por ofendida, pero no me puedo conformar con lo que ahora mismo se me da y quiero más y más y más y por ahora nadie es capaz de seguirme el ritmo como yo pretendo, atarme a alguien emocionalmente de ese modo, solo va a traer problemas y molestias que, lo siento, no estoy dispuesta a sufrir.
Vaya, parece que he podido desahogarme, echaba de menos esto, aunque haya quedado un texto ligeramente confuso…
Pues ya estoy aquí, pensando las nuevas 6 metas para septiembre, en caso de sugerencias comenten.

2 comentarios:

MAMBA NEGRA dijo...

Pues si tienes oportunidad de hacer lo que quieras y no dañar a andie...
hazlo
que solo se vive una vez en la vida
aunque aún te quueda mucho por ver y te darás cuenta de muchas otras cosas.
yo en cuestión de 5 años he cambiado bastante..
si al final es mejor ver oir y callar
que así se tienen menos problemas
unque yo suelo meter la pata a diario jajaj es algo innato.
en fin, que nunca se sabe demasiado y a veces los demás te parecen seres extraños...

besos

Luchida dijo...

Suerte la tuya que puedes hacer lo que quieras. Disfrútalo xD
Y eso de los cambios en tu personalidad creo que es de lo más normal, con el tiempo queramos o no, cambiamos. ¡Ley de vida!
Lo de mejor callarse también es cierto porque hablarle a quien no entienda no tiene mayor sentido, o peor aún a quien nos juzgue por ello. Suelta lo que tengas que soltar y el resto quizás guardarlo para evitar malos sabores de boca.
Suerte en el nuevo curso :)